La importancia de nuestra huella ecológica

Nosotros como seres humanos y quizá muchos de los seres vivos vamos a desaparecer en algún momento y lo único que quedará es el mundo, en las condiciones que sean, pero sabremos que será por lo que nosotros hicimos. Lo vamos viendo con el transcurso de los años, cuando las generaciones van cambiando, nuestros abuelos le dejaron un mundo a nuestros padres, ellos a nosotros y nosotros… ¿qué mundo le vamos a dejar a nuestros hijos, nuestros nietos y generaciones más adelante? ¿Se han puesto a pensar en ello o simplemente piensan que ya será problemas de quienes habiten el futuro?

A mí me da mucho miedo el futuro que voy a dejar, ya sea a mis hijos, nietos, sobrinos o a la civilización en general. No quiero que mi generación sea recordada como la que acabó con el mundo o lo dejó en pésimas condiciones, casi irreparable. Fue en el momento en que esa preocupación se convirtió en falta de aire, miedo al futuro y a la extinción de la civilización como la conocemos que empecé a preocuparme por la huella ecológico y el impacto que estamos dejando y teniendo. ¡Es momento de que todos empecemos a preocuparnos por ello!

Mi granito de arena ya lo estoy poniendo. He adoptado ciertas costumbres que me permiten ahorrar en el gasto de energía, en la disminución de la contaminación y en el reciclaje de productos. No soy de los que sólo salva tortugas no usando popotes, también evito comprar productos de unicel, plástico, etc. Las tendencias ayudan a generar conciencia, pero no se olviden de que hay muchas cosas más que provocan la destrucción del mundo. Pues a ese granito de arena añadiré este, la creación del blog para tratar de propiciar que más gente entienda lo que está pasando con el mundo y cómo podrían unirse para salvarlo.